14
Sun, Jul

Enami gana premio “José Tomás Urmeneta” 2007

IIMCh al día
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con esta distinción, el Instituto busca reconocer el permanente trabajo a favor de la pequeña y mediana minería que ha realizado en los últimos 47 años la empresa estatal. El premio será entregado en el marco de la próxima Convención Anual del Instituo, que se realizará en octubre en Copiapó. Ver video

____________________________________________________

La Empresa Nacional de Minería (Enami) fue galardonada con el tradicional premio “José Tomás Urmeneta” que el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile entrega anualmente a una empresa o institución representativa del sector.

La distinción, que será entregada en el marco de la próxima Convención Anual del Instituto, busca reconocer el permanente trabajo a favor de la pequeña y mediana minería que ha realizado en los últimos 47 años la empresa estatal.

El vicepresidente ejecutivo de la empresa, Jaime Pérez de Arce, agradeció en nombre de la empresa el reconocimiento, afirmando que se trataba de “un gran honor”.

“El Instituto de Ingenieros de Minas es una institución muy relevante, de mucha trayectoria. Por eso, para nosotros es un tremendo orgullo recibir este premio. Nos llena de alegría y satisfacción porque sabemos que es un premio difícil de alcanzar”, dijo el máximo ejecutivo de la estatal al conocer el ganador del premio.

Tradición e historia

Enami fue creada el 5 de abril de 1960 mediante un decreto con fuerza de Ley (Nº 153) que fusionó la Caja de Crédito Minero (Cacremi), creada en 1927, y la Empresa Nacional de Fundiciones (Enaf) existente a partir de 1955.

Sus primeras acciones consistieron en la construcción de las plantas de beneficio de Taltal y Cabildo y, en 1961 comenzaron las obras de la fundición y refinería de Ventanas, cuya construcción había sido resuelta por el Directorio de la Enaf en 1957.

En 1964, el Presidente Alessandri Rodríguez puso la primera piedra de una segunda etapa del complejo, la refinería electrolítica, finalmente inaugurada en 1966 por el Presidente Frei Montalva. Dicho mandatario había instaurado ya el Plan Quinquenal para el desarrollo de Enami (1966-1970).

La vida de la empresa no estaba ajena a los avatares económicos del mundo y del país, por lo que debió sortear más de alguna crisis en los años 70. Pese a todo en el primer semestre de 1973, Enami adquirió acciones de la Disputada de Las Condes al grupo francés Peñarroya, y tomó el control de dicha compañía.

El régimen militar trajo consigo cambios, despidos y tres Planes Nacionales Indicativos (1977-1982; 1978-1983 y 1979-1984), los que la consolidaron como una empresa destinada a apoyar al sector con créditos los que, con el paso del tiempo, se transformaron en meros subsidios.

Las operaciones en mercados a futuro fueron incorporadas en 1979 y la participación en el precio, en 1982.

Los roles que estos planes entregaron a la empresa fueron mantener poderes compradores de mineral a la Pequeña y Mediana Minería, entregar apoyo crediticio de fomento y asistencia técnica, así como administrar las fundiciones y refinería en su poder.

Con la democracia, en 1990, se redefinió la misión de Enami estableciendo que la empresa existía para “fomentar el desarrollo de la pequeña y mediana minería no ferrosa, participando armónicamente con los distintos actores en cualquiera de las etapas del negocio minero, cautelando el equilibrio del medio ambiente”.

A lo largo de la década de los 90, y de la presente a partir del año 2000, las tradicionales dificultades de la empresa han llevado a una constante definición y redefinición de la misión y roles de Enami, la que ha sido revisada de diversos modos, muchos de ellos participativos.

Otro hecho relevante ocurrió en enero de 2005, cuando se decide el completo traspaso de la Fundición y Refinería Ventanas a Codelco.

El traspaso legal de Ventanas permitió a la empresa remontar una deuda de cerca de 450 millones de dólares, que significaba un lastre para su desarrollo.

La administración de la presidenta Michelle Bachelet ha establecido la misión de ENAMI como la de “fomentar el desarrollo de la Pequeña y Mediana Minería nacional, administrando eficaz y eficientemente los recursos asignados por el Estado y maximizando la rentabilidad de sus activos productivos, dentro del marco establecido, en la Política Pública de apoyo al sector”.

Por lo mismo, su principal objetivo es brindar los servicios requeridos por el sector para acceder al mercado de metales refinados, en condiciones de competitividad.

Frente a un escenario económico favorable y a una situación financiera saneada, la empresa busca hoy perfeccionar sus instrumentos, impulsando su gestión hacia un enfoque más moderno del fomento.