Cobre y tecnología: Cada vez más unidos

IIMCh al día
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La industria minera del cobre ha venido incorporando cada vez más nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia y la seguridad de las personas, tendencia que ha aumentado en los años de pandemia y que seguirá creciendo en las próximas décadas.

Hoy en día es frecuente, por ejemplo. el uso de analítica avanzada en diversos procesos productivos, la aplicación de “gemelos digitales”, drones y satélites, camiones y otros equipos autónomos, así como de instalaciones manejadas remotamente, etc.

Las nuevas tecnologías digitales y de comunicaciones permiten a la industria minera entre otras ventajas, optimizar e integrar los diversos procesos, incrementar la productividad, aumentar la estabilidad en el procesamiento, reducir los silos y el re-trabajo, disminuir los costos de inversión y operación para hacer frente de mejor forma al aumento de los costos operacionales por el envejecimiento natural de los yacimientos cupríferos.

Un aspecto importante, es que las nuevas tecnologías permiten también automatizar procesos, alejando a las personas de las tareas más riesgosas, ayudando de esta manera a mejorar la Seguridad de estas y a reducir las tasas de accidentes.

En el Congreso Copper 2022 que se celebrara en Noviembre 2022 en Santiago de Chile, tendremos la oportunidad de conversar y potenciar ideas sobre las nuevas tecnologías, por ejemplo en los Simposios de innovación y tecnologías, en la Mesa Redonda sobre “Innovación Tecnológica en la Industria del Cobre”, en las conversaciones de networking con personas de diversas organizaciones y países, así como en las visitas a terreno, en donde entre otras actividades, visitaremos Centros Remotos de Operación de algunas de las más importantes empresas de la industria.

El cobre está presente en múltiples aplicaciones de la vida diaria, desde los cables para iluminar los hogares, hasta las piezas y partes de múltiples máquinas. La industria del cobre, con la ayuda de las nuevas tecnologías, puede seguir contribuyendo a mejorar la calidad de vida de la humanidad, tal como lo ha hecho desde hace muchas décadas, como también desempeñar un rol clave en la Transición Energética que está en marcha, para ayudar a reducir el Calentamiento Global del planeta.

Las nuevas tecnologías digitales y otras, ayudan también a optimizar el uso de recursos escasos, tales por ejemplo el agua y la energía, contribuyendo de esta manera a una minería más sustentable. Asimismo, ayudan a llevar un mejor control de los diversos permisos y obligaciones con Stakeholders y a optimizar la descarbonización de los procesos mineros, en el camino hacia la producción de “cobre verde”.

En este contexto, la industria minera se encamina hacia el concepto de Minería 4.0, incluyendo donde cada proceso estará conectado al conjunto y generará datos que permitirán procesarlos para optimizar cada vez más las operaciones, desde la mina hasta los puertos y crecientemente además con proveedores y clientes.

Las tecnologías de Realidad Virtual por su parte, ayudarán crecientemente a entrenar a las personas en las diversas disciplinas y oficios, de una manera inmersiva y más realista, ahorrando de paso valioso tiempo.

Hoy en día, los “Centros Remotos de Operación” de diversas empresas mineras, incorporan las tecnologías digitales y de comunicaciones más avanzadas y permiten operar de manera integrada, es decir optimizando el conjunto de los procesos, y a la vez remota.

Pero no sólo la industria minera está incorporando nuevas tecnologías, sino casi todas las actividades humanas lo están haciendo, desde la medicina hasta la industria espacial. Dado que muchas de las tecnologías son esencialmente transversales, en los años que vienen veremos también venir innovaciones tecnologías nacidas en otras industrias, que serán adaptadas a la realidad de los procesos mineros.

Por otra parte, en los años que vienen, los cambios hacia la electromovilidad y las energías renovables harán que la demanda de cobre tenga un crecimiento exponencial, estimándose que ella se duplicará hacia el año 2040, llegando así a unos 40 millones de toneladas de consumo por año. Recientes análisis globales de S&P, indican que esta duplicación de la demanda de Cu podría producirse incluso antes, hacia el año 2035.

Todo esto significa que, para satisfacer estas necesidades, en los años que vienen deberán aparecer nuevos yacimientos cupríferos en diversas naciones y además se ampliarán otros existentes. En igual periodo las tecnologías continuaran mejorando y ampliando sus aplicaciones en todas las industrias, incluyendo por cierto en la industria minera. Tendremos, por ejemplo, mayores flotas de vehículos autónomos (posiblemente además eléctricos o con uso de hidrogeno), mayor uso de inteligencia artificial cada vez más poderosa, comunicaciones de sexta generación (6G), entre otros muchos avances que seguirán potenciando el desarrollo del sector minero.

De esta manera, los nuevos proyectos mineros contaran con las tecnologías más avanzadas desde su diseño, ahorrando así costos de inversión y de operación y transformándose en referentes tecnológicos y de costos, tanto para la propia industria minera como posiblemente para otras industrias.