26
Sun, May

Difusión del conocimiento minero y metalúrgico en la antigüedad, parte I

Cultura e Historia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“En esta publicación revisaremos la lenta difusión del conocimiento metalúrgico a nivel global en la época de la Antigüedad"

Si bien las técnicas mineras y metalúrgicas fueron descubiertas en forma independiente por las grandes culturas de la antigüedad, estas se dieron en épocas muy diferentes y su difusión hacia áreas geográficas cercanas fue un proceso muy lento. Esto se debió principalmente a que las técnicas aplicadas eran guardadas sigilosamente y los nuevos inventos se guardaban “bajo siete llaves”.


En el cuadro N°1 se aprecian las principales culturas que desarrollaron la metalurgia del cobre de manera independiente y en épocas distintas. Estos conocimientos luego se difundieron a las áreas colindantes, pero el traspaso del conocimiento entre una cultura y otra fue extremadamente lento. En el cuadro N°2 se puede ver claramente cuando comenzó el uso del cobre, bronce y latón en diferentes áreas geográficas.

 

Cuadro N°1

 

 Cuadro N°2

 

Es así como el cobre comenzó a usarse hace unos 10.000 años en Asia Menor, primero en forma de cobre nativo y unos 2.000 años más tarde en forma de cobre metalúrgico provenientes de minas de cobre oxidado (principalmente malaquita y cuprita). La técnica del bronce fue descubierta también en Asia Menor hace unos 5.000 años. Inicialmente fue Cu-As, aleación natural que se obtenía por el contenido de As en el mineral. Posteriormente se usó estaño para obtener bronce.


Esta fue una revolución industrial sin precedentes. Por primera vez fue posible producir objetos fundidos en un molde y replicarlo muchas veces. Esto no fue posible con cobre puro dado que este en forma líquida absorbe oxígeno y al vaciarlo en un molde se obtenía un producto muy poroso, no apto para armas (cascos y espadas) que fue su principal uso en esa época. También el latón (Cu-Zn) fue usado por primera vez en Asia Menor, pero su uso fue masificado en el Imperio Romano unos 3.000 años después del descubrimiento del bronce. La obtención del latón fue un proceso muy complicado dado que se debía mezclar láminas de cobre con calamina (carbonato de Zn) y carbón en un horno o crisol cerrado. El Zn sublimaba y en forma de gas difundía hacia el cobre, todo en ausencia de oxígeno. Por equilibrios químicos el contenido máximo de Zn en el latón era 27-28%. Debido a esta complicada técnica y al color amarillo del latón, inicialmente su precio era mucho más alto que el precio del bronce.


El dominio de las técnicas de producción del cobre y sus aleaciones comenzó en Asia Menor, siguió en Europa, Asia, África y por último llegó a América, miles de años más tarde. Este es un caso muy particular. Si bien se comenzó a usar el cobre en las culturas andinas hace unos 3.700 años, su uso fue muy diferente dentro del continente americano, como se puede ver en el cuadro N°3. Su principal característica fue que no conocían el fuelle debiendo soplar con la boca para obtener las temperaturas necesarias para el proceso de fusión. Esto condicionaba las cantidades producidas y con ello su principal uso: el ceremonial y religioso.

 

Cuadro N°3

 

En América del Norte había abundancia de cobre nativo en la región de los grandes lagos con la cual se abastecía la demanda de las tribus locales. Esta abundancia implicó que no fuera necesario desarrollar un proceso metalúrgico para la obtención de cobre. Esta técnica fue traída por los europeos en el S. XVI.

 

En América, el bronce fue desarrollado tardíamente, aproximadamente en el S. XIII en la zona del Perú y llegó en forma de trueque a Mesoamérica. El latón nunca fue producido en el continente americano a pesar de la abundancia de minerales de Zn. Esto se debió a que los minerales de Zn eran principalmente sulfuros, lo que hacía imposible la obtención de Zn en aquella época. Tampoco existían minerales de carbonatos de Zn adecuados para el desarrollo de técnicas de sublimación y difusión como fueron desarrollados durante el Imperio Romano. Cabe mencionar acá que las Culturas Andinas desarrollaron técnicas metalúrgicas muy sofisticadas que en parte eran muy superiores a las aplicadas en Europa, como las técnicas del dorado y la obtención de platino.