La Fase 1 tiene como meta ampliar la capacidad de procesamiento del mineral desde las actuales 72 KTPD (miles de toneladas diarias de tratamiento de mineral) a 92 KTPD.

Para este año, Cochilco prevé que el mercado permanecerá ajustado, con una oferta de molibdeno que alcanzará a unos 189.000 toneladas, y un consumo de 192.927 toneladas aproximadamente.