Incorporación al IIMCh

IIMCh
Herramientas
Tipografía

incorporacion_iimchSon muchas las razones para que un profesional de la minería se interese por ingresar al Instituto. La más importante, tal vez, es tener la posibilidad de pertenecer a la Organización que agrupa a sus pares y, de este modo, dejar de ser un ente aislado; porque más allá de las ventajas del individualismo que la sociedad de consumo defiende, el hombre continúa siendo un ser eminentemente social. Este sentido de pertenencia permite agruparse según intereses y afinidades comunes, tanto en lo social y cultural, como en el especializado ámbito de nuestra profesión.


Es importante no olvidar, como marco de referencia, que la economía en Chile ha sido y es dependiente, en medida importante, de la industria minera. Por ello, parece obvio resaltar que los profesionales que poseen los conocimientos específicos que permiten desarrollar la actividad minera (ingenieros de minas, metalurgistas, geólogos, técnicos, empresarios mineros, etc.) debieran ser quienes más conozcan esta actividad económica y, en consecuencia, su participación en la toma de las decisiones que orienten las políticas del país en lo referente a ésta, debiera ser relevante.

A nuestro juicio otra razón fundamental para ingresar al Instituto de Ingenieros de Minas de Chile es su absoluta prescindencia de objetivos político-partidistas o gremiales.

El nivel de excelencia que ha mantenido en la admisión de sus miembros y su larga trayectoria de apoyo desinteresado a las actividades que han regido los destinos del país desde su fundación, en materias de técnica y política minera, convierten al instituto en un vehículo privilegiado para que los ciudadanos interesados en aportar a materias ligadas a la industria minera, puedan hacer llegar su voz a los centros de toma de decisiones.

 

{phocadownload view=file|id=3|target=s}

 

Convenios y asociaciones:

Por otra parte, el elevado espíritu de cuerpo que ha mantenido a lo largo del tiempo, permite situar a la Institución dentro de las más cohesionadas y consistentes del país, lo que ha significado, al menos en el sector minero de la industria, que su opinión haya sido buscada en las más variadas circunstancias, lográndose, en ocasiones, entregar importantes aportes a la conformación de leyes, creación de instituciones técnicas, reformas educacionales a la enseñanza minera, etc.

Otro aspecto interesante de destacar, es el gran nivel de contactos técnicos que se activan con la pertenencia al Instituto, porque nuestro quehacer está centrado en diversas actividades de encuentro, como charlas, cursos, convención anual, comisiones de trabajo, Expomin -cada dos años- congresos internacionales del cobre cada cuatro años y otros, que permiten además, tener acceso a una permanente renovación de la componente técnica, tan relevante en este mundo de acelerados cambios en este aspecto.

En otro contexto, el Instituto abre la posibilidad de enriquecer el componente social que conlleva el ser humano, a través de sus múltiples actividades. Destaca en este aspecto la Convención Anual, en la que se puede compartir en familia y donde se reconoce y distingue a los colegas destacados, y a aquellos que han cumplido 25 ó 50 años de servicios profesionales a la minería, en un acto solemne pleno de significación e impregnado de símbolos, consecuente con lo más profundo de nuestras tradiciones mineras.

El Instituto ha mantenido una política de acercamiento internacional cuyo primer resultado ha sido la firma de un Convenio de Cooperación Mutua con el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú. Además nos hemos incorporado, por invitación, como miembros plenos de la "Council of Mining and Metallurgical Institutions", con sede en Inglaterra, que agrupa a los Institutos homólogos al nuestro de Canadá, Australia, Sudáfrica, EE.UU, Japón, India e Inglaterra, entre otros, lo que nos convierte en la primera Institución de Latinoamérica que pertenece a esa Organización.

Desarrollo de la persona:

Estos convenios y asociaciones abren, sin lugar a dudas, un nuevo espacio de oportunidades para nuestros asociados, especialmente para aquellos que por razones profesionales deben viajar a lugares como los mencionados anteriormente y también a países vecinos, mercado natural de nuestra profesión en virtud de nuestro desarrollo relativo en esta área.

Otro aspecto que merece ser destacado es el que guarda relación con el crecimiento del hombre como persona. En esta importante materia, el Instituto ha tenido especial relevancia en el desarrollo humano de sus miembros, en el incentivo permanente del aporte desinteresado en beneficio de sus miembros y de la comunidad minera en general, en el fomento de la camaradería, creando espacios de encuentro y amistad, en la búsqueda constante de la superación profesional proponiendo cursos, dando aliento y ocasión para la publicación, abriendo, finalmente, las puertas de la Institución para el debate de la cosa pública en un ambiente de respeto y tolerancia.

Pero tampoco queremos descuidar la espiritualidad del hombre. Para ello tenemos las actividades culturales y de difusión educativa en las que estamos comprometidos.

Nuestra Institución está preocupada en otorgar a sus miembros una visión lo más integral posible de nuestro quehacer cultural minero.