Los más altos ejecutivos de Barrick Sudamérica visitan el IIMCh

IIMCh al día
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Eduardo Flores, actual presidente de Barrick Sudamérica y Marcelo Awad, recientemente nombrado vicepresidente senior de Barrick Chile, sostuvieron una reunión con el presidente del IIMCh este miércoles.

Con el objetivo de dialogar sobre los aspectos regulatorios y de la correcta relación con los estamentos gubernamentales llegaron a las dependencias del IIMCh dos de los más altos ejecutivos de la compañía minera Barrick, Eduardo Flores y Marcelo Awad, ambos con un reciente desembarco en la empresa con sede central en Canadá.

A mediados de abril, Marcelo Awad asumió como director adjunto de Barrick Chile, al tiempo que Eduardo Flores se convirtió el presidente de Barrick Sudamérica y vicepresidente senior de Pascua-Lama, un cargo creado para él.
Ambos altos ejecutivos tienen una vasta experiencia en diversos proyectos mineros, en países como Colombia, Ecuador, Chile, Estados Unidos, Australia y Pakistán.

Eduardo Flores espera preparar una nueva etapa en el desarrollo de Barrick ya que cabe recordar que recientemente la empresa multinacional recibió una importante multa por incumplimiento de la normativa ambiental en el país.

Por lo mismo, la reunión sirvió para que los ejecutivos explicaran el proceso en el que se encuentra la empresa en Chile en la actual, y en forma específica, con su principal proyecto Pascua-Lama.

La oportunidad sirvió para que el presidente intercambiar opiniones con los ejecutivos y así darles a conocer su perspectiva respecto a las complicaciones que ha tenido su empresa con este proyecto.

Los ejecutivos fueron enfáticos en aclarar que Barrick continuará con sus proyectos en Chile y que “su foco está en cumplir cabalmente con todas las normativas”. Esto último implica generar proyectos para cumplir las normas específicas, lo que a su vez se traducirá también en una inversión de tiempo considerable antes de recomenzar con las fases de producción del proyecto.

“Barrick está totalmente comprometida con todos los aspectos que regulan su actividad en todo sentido y el medio ambiental en particular” sentenció Flores.

El proyecto Pascua-Lama ha sido suspendido durante el tiempo que sea necesario para así resolver los temas ambientales que aún no están resueltos.

Pascua-Lama, que es definido por sus artífices como el primer proyecto minero binacional, deberá construir específicamente la infraestructura adecuada para manejar y tratar el agua antes de iniciar el presplitting del rajo. Esta mitigación está parcialmente construida. Los esfuerzos de la compañía se deberá dirigir a implementar las medidas para capturar, transportar y disponer las aguas en un estanque de sedimentación. La inversión esperada es de alrededor de 29 millones de dólares.

Esto último se suma a los cerca de 5.000 millones que Barrick Chile ya ha invertido en Pascua-Lama. Sin embargo,  esta es una inversión de capital justificada si se considera que la producción esperada del yacimiento bordea las 850.000 onzas de oro anuales.