Juan Pablo Ahumada: “Me siento muy feliz de sentir que la Escuela y el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile nos apoyen en cada etapa que recorremos”

IIMCh al día
Tipografía

Es apasionado por la planificación minera, el área más entretenida a su gusto. Tiene como objetivo a futuro hacer pasantías en el extranjero para aumentar su conocimiento.

Juan Pablo Ahumada es estudiante de la Universidad de Chile, representó a Chile en la World Mining Competition 2017, obteniendo el cuarto lugar. Durante la ceremonia de titulados y Egresados realizada en el Instituto, el alumno formado en la “casa de Bello” recibió el Premio Juan Brüggen, “Fue un orgullo para mí”.

Ahumada participa constantemente de los Jueves Mineros en el IIMCh, destacando su alto contenido en conocimientos para los estudiantes en estas jornadas. Pese a su destacada trayectoria como alumno, Juan Pablo no tenía claro que especialidad tomar, hasta que Aldo Casali le dio el empujón necesario para inclinarse en la minería.

 

¿Qué significó obtener esta importante distinción en el Instituto de Ingenieros de Minas?

Este premio es un gran honor, representa el esfuerzo dedicado al estudio de esta increíble carrera a lo largo de toda mi vida universitaria. Es un reconocimiento que integra la decisión de mis pares de la generación, de la cual estoy muy agradecido y espero poder retribuir. Me siento muy feliz de sentir que la Escuela y el Instituto de Ingenieros de Minas de Chile nos apoyen en cada etapa que recorremos. Espero poder satisfacer las expectativas puestas en mi al otorgarme esta distinción, que me acompañará durante toda la vida, y que sigamos aportando y dando valor a la minería mundial. 

 

¿Cuáles son tus metas como profesional?

En primer lugar impregnarme de conocimiento operacional en faena, para luego dedicarme a la planificación minera, que es el área que encuentro más entretenida. Me gustaría también tener la oportunidad de hacer alguna pasantía en el extranjero para observar y aprender cómo nuestros colegas realizan sus actividades para luego traer algunos conocimientos a Chile (incorporar las buenas prácticas). 

 

¿Conocías el IIMCh? Crees que influye en el desarrollo de los profesionales

De todas maneras, no se puede ser ingeniero civil de minas y no conocer al IIMCH. El Instituto está muy presente en la integración de todos los nuevos profesionales y estudiantes de esta hermosa carrera a los múltiples círculos mineros de nuestro país. Esto lo realizan a través de: la invitación que todos los jueves se nos extiende a charlas de varios tópicos mineros en diversas áreas, que son interesantes y de acontecer nacional; la gira minera, ofreciendo gestión y contactos para que estudiantes de múltiples universidades puedan conocer diversas faenas mineras del norte de Chile y también compartir en eventos de camaradería estrechando lazos de amistad; congresos mineros, en los cuales se provee de entradas y alojamiento si no se realizan en Santiago.  Finalmente, quiero destacar el apoyo que dio el IIMCH junto a la Universidad de Chile al primer equipo chileno y latinoamericano en participar en la World Mining Competition 2017 desarrollada en Canadá, donde tuvimos la oportunidad de competir con equipos mineros de universidades de países de Norte América y Europa, dejando nuestra marca quedando en el cuarto puesto en lo que fueron las presentaciones técnicas del proyecto desarrollado. Resta decir que espero poder continuar siendo un socio de esta institución y apoyarlos para que juntos sigamos aportando a la minería del país, vanguardia del mundo. 

 

¿Cuáles fueron tus motivaciones para entrar a estudiar esta carrera?

Cuando entré a la Universidad no tenía claro que especialidad seguir tras el plan común, por lo que le pedí a un profesor (Aldo Casali, ingeniero civil de minas) que me orientara en esta decisión. El me hizo un barrido por las distintas áreas de desarrollo posible de todas las ingenierías y, en conjunto, llegamos a la conclusión de que la ingeniería civil de minas juntaba muchos conocimientos de mecánica, química, geología y conocimiento industrial. Por otro lado, la minería es una actividad que es altamente desarrollada en el país y que, alcanzando un alto nivel de conocimiento personal, se podían trabajar estos avances a nivel mundial. Estas fueron las razones por las cuales me decidí a probar este camino que resultó ser muy motivante y lleno de desafíos nuevos.

 

¿Qué cosas destacas de la enseñanza que se le da en la universidad y qué agregarías?

Destaco el alto nivel técnico que nos entregan y la visión de nunca quedarnos con lo que tenemos a la mano, sino que buscar siempre ir más allá. La innovación y el desarrollo de proyectos se encuentran en casi todos los cursos finales de la carrera y creo que es uno de nuestros sellos como casa de estudio. Por otro lado, y creo que esto se aplica a todas las especialidades de ingeniería, el ambiente en la Universidad de Chile es bastante fuerte, en sentido que los cursos siempre son desafiantes y uno como estudiante tiene que esforzarse mucho para pasarlos. Esto nos genera el valor de nunca rendirnos, de ocupar todos los recursos necesarios e intentar salir adelante en cualquier situación a la que nos veamos enfrentados. 

Lo que sí agregaría sería más cursos de idiomas. Creo que en el mundo globalizado en el que nos desenvolvemos, y especialmente en la minería, es muy útil saber y poder manejar más de un idioma.