Recaudación por royalty minero cae a su menor nivel desde 2010

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Descenso del precio del cobre sumado a un aumento considerable en los costos de producción explicarían estas menores ganancias para el fisco.

En 2013 la recaudación del impuesto específico a la minería o royalty minero, cayó un 33% respecto de 2012. Así, el fisco pasó de recibir US$ 926 millones en 2012 a US$ 615 millones el año pasado. Con esto, el monto recaudado descendió a su nivel más bajo desde 2010, lapso en que llegó a US$ 335 millones, según datos publicado por el Servicio de Impuestos Internos (SII).

El presidente ejecutivo del Consejo Minero, Joaquín Villarino, explicó que el retroceso se debió al aumento de los costos en la industria minera, sumado a una menor cotización del cobre. En 2013 el metal registró un precio promedio de US$ 3,32 la libra, versus un valor promedio de US$ 3,6 en 2012. La cotización retrocedió 7,85%, y el efecto fue la disminución de utilidades de las mineras de un 44%.

Esto, contando a Codelco, cuyos resultados descendieron 49,4%, debido a la alta base de comparación que constituyó el ejercicio 2012, año en que la estatal registró ganancias extraordinarias por la compra de un porcentaje en Anglo American Sur a un precio muy por debajo del valor de mercado. Pero descontando sus resultados, la última línea de la industria disminuyó 18,8% en 2013.

El sector minero figura entre los rubros que entregan el mayor aporte por impuesto de primera categoría al Estado, además del pago de este impuesto específico. El royalty se aplica desde 2005 a las grandes compañías con el objeto de cobrar por la extracción de un recurso que se agota y que genera altas ganancias para la industria.

Mayores costos

La industria minera nacional, hace un tiempo, enfrenta un escenario complejo en término de incrementos de costos, que en la minería es sindicado como el factor más preocupante desde el punto de vista de la competitividad y resultados. La caída en la ley del mineral -cantidad de mineral que puede ser extraído por cada tonelada de tierra removida- ha sido un ingrediente determinante en los mayores costos, a lo que se suma una mano de obra más cara. Las remuneraciones del sector en los últimos siete años crecieron cerca de 65%, según datos de la industria. A esto se agregan las alzas en el precio de la energía producto de la escasez de oferta y el incremento de los precios de servicios de proveedores.

Por ejemplo, entre 2003 y 2012, los costos de inversión en proyectos pasaron de US$ 4.515 a US$ 20.523 por tonelada de cobre, esto es, 4,5 veces, por los mayores costos de equipos y servicios de ingeniería y construcción.

La caída de la productividad laboral en esta industria también ha incidido ya que, dependiendo del método de cálculo, se estima entre 26% y 40% en los últimos siete años, aun considerando que los sueldos han aumentado.

Un estudio realizado por el Consejo Minero afirma que de los US$ 51 mil millones que generó el sector minero por ventas, US$ 28 mil millones fueron destinados al pago de servicios, energía, maquinaria y sueldos. Es decir, los costos se llevaron el 56% del ingreso que obtuvieron las empresas mineras.

Fuente: El Mercurio