Proyecto de ley de glaciares permitiría revisar, pero no revocar, permisos ambientales de proyectos en estas zonas

Actualidad
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Nueva iniciativa impulsada por el Ejecutivo establece que no se podrán constituir derechos de agua sobre estas masas de hielo. También se prevé fortalecer la DGA.

El proyecto de ley que busca proteger y preservar los glaciares -y que fue presentado por nueve parlamentarios el año pasado- continúa modificándose.

El ministro del Medio Ambiente, Pablo Badenier, junto con la ministra secretaria general de la Presidencia, Ximena Rincón, firmaron ayer un acuerdo de 14 puntos con senadores y diputados de las comisiones afines al tema, para realizar una indicación sustitutiva para una futura Ley de Glaciares.

A juicio de Badenier, uno de los elementos más importantes del proyecto de ley es que reconoce los glaciares como un bien nacional de uso público y que no se van a poder constituir derechos de agua sobre ellos.

Pero entre otras cosas, la iniciativa permite que puedan revisarse las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) ya otorgadas a proyectos de inversión y que, eventualmente, intervienen glaciares. Esto, cuando se enfrenten con algunas de las prohibiciones que se definan en los puntos del acuerdo.

Badenier fue enfático en que por ningún motivo esto significa que ciertos proyectos con RCA ya aprobadas puedan ver revocados sus permisos. "Si un proyecto interviene glaciares, solo podríamos revisar su RCA a efecto de mejorar los sistemas de monitoreo o mejorar las medidas de mitigación de impacto sobre glaciares", puntualizó.

Las acciones concretas para fiscalizar y cumplir esta ley recaerán en la Dirección General de Aguas (DGA), por lo que se fortalecerán sus atribuciones.

Además, con el perfeccionamiento del Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), se creará un permiso ambiental especial en materia de glaciares, y existirán algunas actividades de bajo impacto permitidas, como la investigación científica, el montañismo, o el turismo de baja intensidad.

Entre los proyectos mineros más emblemáticos cercanos a glaciares están Pascua Lama, propiedad de Barrick Gold, y Andina 244, la expansión del yacimiento de Codelco.

En el primer caso, un grupo de habitantes del Valle del Huasco interpuso el año pasado una demanda por daño ambiental por el presunto efecto de la construcción del proyecto en los glaciares El Toro I y II, y Esperanza. Los titulares del proyecto presentaron el 3 de diciembre de 2014 sus alegatos ante el Segundo Tribunal Ambiental y defendieron la ausencia completa de cualquier impacto.

El proyecto Andina de Codelco ya hizo un cambio importante en su configuración, pasando de afectar de seis a cinco glaciares, todos ellos de roca (y no blancos). Aún así, un informe de 2014 de la DGA discrepó de que solo se tratara de glaciares de roca y planteó que los estudios de monitoreo estaban mal hechos.

Tras estos cuestionamientos -y según comentaron fuentes cercanas-, Codelco habría pedido congelar la tramitación ambiental de Andina 244.

Fuente: El Mercurio